Conocí a alguien

Conocí a alguien que también era zombi y que vio una aurora tan roja y tan triste que se quemó los párpados y la piel y luego dejó que los pájaros lo picotearan hasta hacerle sangrar y manchó entonces la tierra roja y triste con una savia también roja y también triste y que no era yo.