Una mujer zombi

Una mujer zombi sueña con un gato al que le falta una pata y una oreja. En el sueño, ella le muerde otra pata y la otra oreja. Al despertar, no antes, la mujer zombi se convierte en hombre.